¿Listo para dar los primeros pasos y entrenar a tu pequeño a hacer pipí en el orinal? Enhorabuena. Es un gran paso para toda la familia, pero podéis hacerlo.

No más pañales. Eso suena bien, ¿verdad?

Es posible que hayas oído decir a otros padres que el entrenamiento para ir al baño de los niños es más difícil que el de las niñas. Esto no es necesariamente cierto. Todos los niños mostrarán diferentes puntos fuertes y peculiaridades durante el proceso. Por lo tanto, el éxito depende más de enseñar de una manera que atraiga al niño que de seguir consejos específicos según sean chicos o chicas.

Sin embargo, hay algunos consejos y trucos que pueden ayudar a tu hijo a empezar a ir al baño y decir adiós a los pañales.

¿Cuándo hay que empezar a entrenar para ir al baño?

El primer paso importante en este proceso es reconocer las señales de que tu hijo está preparado. Si no está preparado, el entrenamiento para ir al baño puede estar lleno de frustraciones y fracasos.

Los expertos dicen que los niños están preparados para aprender a usar el orinal entre los 18 meses y los 3 años. ¡Es un gran rango! La edad media a la que un niño aprende a usar el orinal es de 27 meses.

Es posible que tu hijo esté preparado para ir al baño cuando:

  • Puede ir al baño y sentarse en él
  • Puede quitarse los pantalones y volver a ponérselos
  • Puede permanecer seco durante más tiempo, por ejemplo 2 horas
  • Puede seguir órdenes básicas
  • Puede decir o comunicar de otro modo que necesita ir al baño
  • Parece interesado en usar el orinal y/o llevar ropa interior

Los niños desarrollan la disposición ligeramente más tarde que las niñas. Por ejemplo, según American Family Physician, las niñas pueden pasar una noche sin defecar a los 22 meses de edad, por término medio.

Los niños suelen desarrollar esta habilidad a los 25 meses de edad. Asimismo, las niñas adquieren la capacidad de quitarse y levantarse la ropa interior a una edad media de 29,5 meses. Los niños comienzan a desarrollar esta habilidad a los 33,5 meses de edad.

Por supuesto, estos son sólo promedios y no reflejan el desarrollo de cada niño en particular.

¿Cuánto tiempo tardará mi hijo en aprender a usar completamente el orinal?

El tiempo que tarde tu hijo en aprender a ir al baño no depende tanto del hecho de que sea un niño, sino de su disposición y personalidad.

Es probable que tu pediatra te plantee este tema durante la revisión de tu hijo a los 18 o 24 meses. Como todos los niños son diferentes, la duración del entrenamiento se adaptará a la individualidad de tu hijo.

Los expertos coinciden en que la mayoría de los niños – y niñas- son capaces de controlar la vejiga y los intestinos entre el tercer y el cuarto cumpleaños, independientemente del momento en que hayan empezado.

Por eso, si empiezas un poco antes, puede parecer que el entrenamiento dura más tiempo. Si esperas un tiempo, puede parecer que las cosas suceden más rápido.

Un estudio descubrió que los padres que empezaron a enseñar a sus hijos antes de los 24 meses de edad tenían una tasa de éxito del 68% a los 36 meses. Por el contrario, los padres que empezaron a entrenar después de los 24 meses de edad tuvieron una tasa de éxito del 54% a los 36 meses de edad. No es una gran diferencia.

Otros estudios han demostrado que cuanto antes se empiece a enseñar a ir al baño, más probabilidades habrá de completarlo. Sin embargo, cuanto antes se empiece, más largo puede ser el periodo total de entrenamiento.

Pero siempre hay excepciones a las reglas. No lo sabrás hasta que lo pruebes. He aquí cómo abordar el aprendizaje para ir al baño con (esperemos) poca frustración.

Paso 1: Decidir el método

Antes de tirar los pañales y dejarlo, elige un método. Hay muchos métodos, desde un enfoque de esperar y ver hasta un campamento intensivo de entrenamiento para ir al baño.

Algunos ejemplos populares:

A la hora de elegir, ten en cuenta lo siguiente:

  • El tiempo que puedes dedicar a la formación.
  • La preparación de tu hijo
  • Cómo encaja el método en tu rutina diaria.

Es una buena idea decidir de antemano qué palabras utilizará para los productos de desecho. «‘Popó, caca’ y ‘pipí’ son apropiados, pero puede que tengas otros que prefieras. Los libros que has leído pueden tener otras sugerencias. Sin embargo, es importante no utilizar palabras con connotaciones negativas, como «maloliente» o «sucio».

Paso 2: Reunir todo el material necesario.

Orinal de niño pequeño para enseñar a hacer pis
Orinal de niño pequeño para enseñar a hacer pis

Los accesorios para los niños incluyen, por ejemplo, un orinal con una protección contra salpicaduras para evitar que la orina llegue al inodoro y a las paredes.

La trona Baby Bjorn es una opción muy popular. Si no quieres tener tu propia silla, también puedes comprar un asiento para el orinal que se puede incorporar al inodoro (pero ten en cuenta que puede ser útil poner el orinal directamente en el salón si pasas la mayor parte del tiempo allí).

Otros accesorios para niños:

  • Ropa suelta y cómoda para el bebé, especialmente pantalones que sean fáciles de poner y quitar, para que él mismo pueda aprender a practicar el bajar y subirse los pantalones o falda.
  • Ropa interior de entrenamiento para ayudar a amortiguar los accidentes
  • Orinal con forma de animal.
  • Conjunto de muñeca, libro y orinal.
  • Objetivo de la hora de ir al baño (para aprender a apuntar).
  • Libros con dibujos para niños que traten el tema.
  • Jabón de manos con personajes populares de dibujos animados para que lavarse sea divertido

También puedes tener algunas cosas extra, como pequeños premios o pegatinas y bocadillos para una mayor motivación. Desde luego, no es necesario que le des un juguete a tu hijo cada vez que vaya al baño con éxito, pero algunos niños responden bien a un premio magnético o a una pizarra de pegatinas.

Paso 3: Fijar una fecha de inicio y ponerse a trabajar.

Fija un día para comenzar y ponte en marcha. Lee libros sobre el tema de antemano. No te centres en ello, pero haz que tu hijo sepa lo que puede esperar para que no sea una gran sorpresa.

Considera la posibilidad de planificar la fecha de inicio en el fin de semana o cuando tengas tiempo libre en el trabajo. También puede ser útil practicar durante los meses de verano, ya que tu hijo podrá caminar sin ropa ni pantalones y hará las cosas algo más fáciles.

Otros consejos para empezar:

  • Intenta que tu hijo vaya al baño después de despertarse, después de comer y a la hora de acostarse. Programar los descansos para ir al baño puede ayudarte a encontrar un buen ritmo.
  • Observa a tu bebé con atención: puede darte una señal de que necesita ir, por ejemplo, cruzando las piernas o saltando.
  • Dile a tu hijo/a que se siente en el orinal y si es un niño que guíe su pene hacia abajo para dirigir el flujo de orina al inodoro.
  • Si lo prefieres, puedes utilizar un urinario. Insiste en que el niño dirija la orina al orinal para evitar que salpique el suelo y las paredes.
  • No permitas que el niño/a se siente en el orinal durante más de 5 minutos. Si no funciona, para y vuelve a intentarlo más tarde.

Y a practicar!

Paso 4: Llévale  a la calle

Una vez que tu hijo se sienta seguro usando el orinal en casa, prueba a llevarle a pequeñas salidas sin pañal. Este es un gran paso del estar orgullosos. Es aconsejable que lleves una muda de ropa, por si acaso. Y asegúrate de que vaya al baño justo antes de salir de casa e inmediatamente después de llegar a su destino.

Incluso puedes invertir en un orinal portátil o en un orinal de viaje plegable, por ejemplo, para llevarlo contigo.

Puede parecer desalentador llevar a un bebé por primera vez. Los accidentes pueden ocurrir. Por eso, si vas a estar en un lugar especialmente incómodo para practicar (por ejemplo, en una boda), toma precauciones poniendo a tu bebé en pañales pull-up.

Paso 5: Trabajar de pie

Tu hijo puede sentarse en el orinal para hacer pipí, pero es posible que quieras enseñarle a ponerse de pie e intentarlo en algún momento. No hay una edad determinada para hacerlo y muchos chicos lo hacen sentados.

De lo contrario, un orinal pequeño puede ser útil, ya que tiene el tamaño adecuado. Las dianas de Tinkle Time o incluso simplemente colocar un cereal donde debe apuntar, pueden ser un práctico accesorio para hacer más divertida la práctica del tiro al blanco.

  • Dirigir el flujo de orina puede ser difícil de controlar. Aquí tienes algunos consejos para enseñar a tu hijo a orinar de pie:
  • Haz que se coloque cerca del inodoro para acortar el alcance. Esto hace que sea más fácil apuntar.
  • Haz que sostenga el «otro extremo» de su pene mientras orina en el inodoro.
  • Haz un juego y practica con el orinal o con el orinal fuera de casa si el desorden en la casa te asusta.

Practica, practica, practica, practica, practica. De hecho, la única manera de que lo haga es que lo haga una y otra vez.

Paso 6: ¡Tira los pañales!

Una vez que tu bebé haya conseguido ir al baño durante una semana, puedes intentar cambiar a la ropa interior. Involucre a su hijo en el proceso. Deja que elija estampas o dibujos que le emocionen y le hagan sentir un niño grande y especial que ya ha aprendido a usar el orinal.

En los primeros días, puede ser útil tener suficiente ropa interior para no tener que lavarla todo el tiempo. Compra suficientes para tener varios pares para cada día de la semana.

Y no tires todos los pañales. Necesitarás algunos más para las noches y las fiestas de pijamas, al menos durante un tiempo. También hay que mencionar que una cosa es controlar el pipí, pero aprender a controlar la caca suele venir en la etapa siguiente. A muhos niños y niñas les cuesta más, puede que sientan vergüenza y suelen tardar en sentirse cómodos con hacerlo fuera del pañal. Quizá puedas prever horarios en los que tu hijo suele defecar, y recurrir a ponerle un pañal en ese momento, hasta que más adelante, cuando ya haya superado la etapa del control del pipí, os podáis poner manos a la obra con este segundo paso.

Paso 7: Un último trabajo con los pijamas.

¡Ese es el espíritu! Te sorprenderá saber que muchos bebés se entrenan en dos fases: la diurna y la nocturna. La fase diurna suele comenzar con los pañales para las siestas y el descanso nocturno.

La mayoría de los niños deberían ser capaces de permanecer secos o de ir al baño por la noche entre los 5 y los 7 años.

Lo que puedes hacer para ayudar:

  • Limita el agua y otras bebidas en las horas previas a la hora de acostarse.
  • Anima a tu hijo a usar el orinal a la hora de acostarse.
  • Coloca un protector de colchón en la cama para proteger el colchón de derrames y accidentes.
  • Recuerda que el entrenamiento para ir al baño es un juego diferente y que tu hijo aprenderá con el tiempo.

Consejos para mantener la cordura

El entrenamiento para ir al baño puede ser bastante agotador a veces. Y no hay manera de evitarlo. Un día tu hijo puede parecer que está bien, y al día siguiente puede tener innumerables accidentes. A veces sólo quieren llamar la atención. La realidad es que no se puede saber de antemano lo que va a pasar, y cada niño tiene un horario y una preparación diferentes. En primer lugar, trate de no comparar a su hijo con sus hermanos o amigos. Si dejas de lado tus expectativas y aceptas el proceso tal y como es, sentirás que hay menos  obstáculos en tu camino.

Tu hijo aprenderá a ir al baño – eventualmente. Puede aprender rápidamente y sorprenderte con sus habilidades de niño grande. O necesitará un enfoque más paciente. Sea como sea, ten por seguro que aprender a ir al baño será algo que podrás tachar de su lista de desarrollo, probablemente cuando cumpla tres o cuatro años (si no antes).

Si llevas 6 meses intentándolo con constancia y no has hecho ningún progreso -o si tienes otras dudas para conseguir el éxito- no dudes en pedir consejo a tu pediatra.

Puede interesarte:

Por qué los niños cogen rabietas
Disciplina Positiva por edad