Habrás oido la frase de que los niños son como esponjas, y es que es algo muy cierto. Captan tanta información que ni siquiera lo sospechamos, y nos observan incluso cuando no somos conscientes. Por eso, todo lo que hacemos es una lección para tus hijos, así que siempre tenemos que tener cuidado con nuestro comportamiento. Hay muchas cosas importantes que debemos enseñar a nuestros hijos, pero en este artículo sólo trataremos algunas de ellas. Si quieres saber más sobre este tema, sigue leyendo.

La amabilidad puede ser muy útil

Lo primero que hay que enseñarles es que la amabilidad puede conducir a un gran éxito. Por alguna razón, la gente hoy en día piensa que ser amable con los demás es un signo de debilidad y que es malo. Nunca debes enseñarle esto a tu hijo, porque simplemente no es cierto. Incluso si alguien no es amable, la mejor respuesta es ser amable. No puedes controlar lo que hacen o dicen los demás, pero sí puedes controlarte a ti mismo, y siempre debes ser amable cuando puedas. Sabemos que no siempre es posible, pero en muchos casos sí.

Enseñar a tus hijos a ser amables les ayuda a convertirse en pequeñas personas maravillosas. Los adultos olvidan que el miedo y los prejuicios son aprendidos, no innatos, por lo que es importante lo que se hace y se dice.

No des por sentada tu educación

Aunque la escuela no sea la que más te guste, enséñales siempre a no dar por sentada su educación. Hay muchos que no tienen la oportunidad de aprender lo que ellos están aprendiendo, y a estos otros les encantaría tener esa oportunidad. No tienes que amar la escuela, pero siempre debes apreciarla. Incluso si tu hijo está en un grupo de preescolar, como un centro Montessori, esta es una lección importante. Las lecciones siempre comienzan cuando se inicia el aprendizaje, por lo que verán más valor en su educación si tu mismo/a lo alabas.

El respeto a los demás

No hacer nada a otro que no te gustaría que te hicieran a ti mismo. Aunque el respeto debería ser nuestra segunda naturaleza (Aretha se aseguró de que lo deletreáramos y lo practicáramos), parece que escasea en el mundo actual. Desde los tuits malintencionados hasta el comportamiento grosero en el campo, está claro que el respeto tiene que volver. La buena noticia es que puedes desempeñar un papel importante en el inicio de la revolución del respeto demostrándolo tú mismo y enseñando a tu hijo a seguir el ejemplo.

Una buena pauta importante para practicar el respeto es no sentirse por encima de los demás, pero tampoco permitir que nadie pase por encima de ellos. 

A no dar importancia al físico y preocuparse por su salud. Quiero que la importancia que le den a su aspecto físico sea simplemente como un indicador de su estado general de salud, entendiendo que una persona obesa o con infrapeso muy sana no suele estar.

Padre e hijo en la naturaleza

Ser diferentes.

Sé tú mismo, ámate a ti mismo. ¡Lo diferente es único! Ser único es excelente, ya que demuestra que tienes tu propia forma de pensar y de actuar en la vida. Tú eres quien importa, no las otras personas que están en tu vida.
Eres diferente, así que sé fiel a ti mismo. Recuerda que a veces eso puede intimidar a la gente, pero las personas que realmente importan te amarán exactamente por las cosas que te hacen único.

Ser único también demuestra que no eres un simple seguidor, sino que eres el dueño de tu propia vida. Siéntete orgulloso de ti mismo. Ten pensamiento crítico, y no aceptes las cosas por que sí. tienen que pensar. Buscar información y tener su propio criterio.

No todo lo bonito has sido así siempre

Lo último que queremos mencionar es probablemente la lección más importante de todas. Siempre aprendemos a buscar lo siguiente, a querer lo que otros tienen, pero eso no es algo que debas enseñar a tu hijo. En cambio, asegúrate de que sepan que la hierba no siempre es más verde en el otro lado. Aunque la hierba se vea más brillante ahora, no tenemos ni idea de lo que ocurrió antes para crecer así de bonita. Enseña a tus hijos que las dificultades forman parte de la vida, pero que también son necesarias y que las apariencias a veces conllevan otras cosas.

Esperamos que este artículo te haya sido útil y que ahora entiendas que todas estas lecciones son importantes, por lo que debes dedicar tiempo a enseñárselas a tus hijos. No siempre es fácil saber si entienden lo que se les quiere enseñar, pero estamos seguros de que lo entenderán si se practica lo que se predica.